102



Juana sale del auditorio y tal lo pactado, se dirige al stand; a un costado están sus padres y Carla. Las dos mujeres muestran un alegre entusiasmo, mientras que el hombre se pone su abrigo indiferente.
     -          Tenés los ojos coloradísimos pa, ¿te arde la vista? -pregunta Juana como desentendida.
     -          Es que me olvidé los lentes de ver de lejos y…
     -          Claaaaaaro hija, se olvidó los lentes tu papá -interviene la madre exagerando en la ironía y guiñándole un ojo a Carla- Pobrecito, mirá como tiene la vista, ¿a vos te parece hija? -añade mientras besa a su marido en la frente, dejándole la marca del lápiz labial, tras lo cual el hombre hace un gesto que denota sus ganas de  querer desaparecer abducido por una nave extraterrestre. Las mujeres se divierten con la situación. Y muy íntimamente, él también goza.
     -          Vayan bajando y piensen qué quieren cenar, en unos minutos los veo -ordena la escritora, accediendo a sacarse unas fotos con dos señoras que aun andan por ahí.
Desde un costado, Carla disfruta con el amable intercambio que mantiene Juana con la gente. En ese mismo momento y aunque jamás lo vio personalmente, reconoce a Blas ingresando por el otro extremo del salón. 







No hay comentarios.:

Publicar un comentario